Niños pagan por trabajar en cruceros

 

El “Danny” les cobra cuota semanal

Por Juan Sabino Cruz

Pachuca, Hgo.– Mucho se habla de implementar acciones para impedir el trabajo infantil, sin embargo, parece que se trata de un mero discurso hecho desde el escritorio, sin conocer la realidad que viven esos chiquillos que laboran en la informalidad, el origen del problema que tiene a esos menores ganándose unos pesos con honestidad, siempre con la esperanza de algún día acceder a un mejor nivel de vida y dejar de ser explotados o extorsionados por “El Danny”.

Los integrantes de la Comisión Interinstitucional para la Erradicación del Trabajo Infantil y Protección de Adolescentes en Edad Permitida para Trabajar, así como los representantes del Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) ya deben ser coherentes en el decir y el hacer, hasta ahora pareciera que solamente les interesa tomarse fotos y aparecer en los medios de comunicación.

Sin ir tan lejos, a unos pasos de las oficinas de María de los Ángeles Eguiluz Tapia, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de Hidalgo, está el crucero de los bulevares Luis Donaldo Colosio Murrieta y Ramón G. Bonfil, mismo que todos los días se convierte en un tianguis y surgen muchas historias de vida, entre estas que los menores deben pagar “cuota”.

Está claro que las autoridades, representantes de diversas instituciones y Comisiones dedicadas a “proteger” a los menores han tenido que pasar por el referido crucero, salvo que no vivan en Pachuca, así, todo indica que se han mostrado indiferentes al ver a una niña de escasos trece años que presenta un ojo morado, alguien la golpeó, así sale a vender sus obleas con semillas de calabaza.

Quizá también han ignorado a una niña de entre doce y catorce años embarazada, misma que se pierde entre los automóviles ofreciendo sus mazapanes, la misma que en breve en lugar de una muñeca tendrá entre sus brazos a una criatura de carne y hueso.

La menor requiere atención médica de urgencia, por lo menos control prenatal para evitar poner en riesgo su vida y la del producto, por ahora a falta de apoyo institucional tendrá que seguir trabajando ofreciendo dulces mazapanes.

Así podríamos continuar con varoncitos que se vieron en la necesidad de abandonar el colegio, uno de quince años quería ser arquitecto, sin embargo, dejó la escuela y también su sueño de ser arquitecto, afirma que por la edad ya no lo reciben en los planteles educativos, la pregunta es: ¿La SEPH le viola sus derechos a la educación?

Así se podría continuar con muchas más historias que surgen en un solo crucero de la capital hidalguense, bastaría recorrer más lugares para darse cuenta que las autoridades no se salen de sus oficinas para ensuciarse un poco los zapatos y atender problemas reales en el ámbito municipal, estatal y federal.

EXPLOTADOS

Los entrevistados por gusto no soportan frio, calor, lluvia o viento, lo hacen por la necesidad de ganarse honestamente unos pesos para atender sus necesidades y, en muchos casos, apoyar a sus familias y, claro, pagar la cuota a un vividor identificado como “El Danny”.

Sí, los propios vendedores explicaron que un sujeto de más de 40 años, identificado como “El Danny”, se ostenta como dueño del semáforo y más de 40 niñas, niños y adultos que trabajan en el lugar le deben pagar una cuota de 50 pesos semanales que recoge cada viernes.

Parece increíble que las autoridades no se hayan dado cuenta de los abusos que comete el citado vividor que no tiene vergüenza al quitar el dinero a los trabajadores infantiles, los protagonistas de esta historia indican que el referido sujeto puede estar protegido por alguna autoridad porque actúa con impunidad.

TRABAJO DE ESCRITORIO

En los primeros días de este mes de diciembre, mediante un comunicado de prensa, la Secretaria del Trabajo y Previsión Social estableció que se llevó acabo la tercera y cuarta sesión de la Comisión Interinstitucional para la Erradicación del Trabajo Infantil y Protección de Adolescentes en Edad Permitida para Trabajar y acordaron incluir acciones preventivas en el Protocolo de Intervención Interinstitucional del Trabajo Infantil en Semáforos y Cruceros, además de dar a conocer los avances obtenidos en la materia por parte de cada uno de los integrantes de la comisión.

La titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de Hidalgo (STPSH), María de los Ángeles Eguiluz Tapia, presidenta de la Comisión, señaló que durante el año se lograron avances importantes en la erradicación del trabajo infantil, ya que todos los integrantes se sumaron a la campaña permanente de No Al Trabajo Infantil.

Los representantes del Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) presentaron el fundamento legal para que las autoridades que tienen el primer contacto y vinculen a la Procuraduría de la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en la Ley de Niños, Niñas y Adolescentes, artículos número 134 y 135.

Explicaron que con la intención de realizar intervenciones oportunas al detectar casos de trabajo infantil se pretende que crear una unidad de primer contacto, la cual posteriormente se convierta en una Procuraduría Municipal para la Protección de los Niños y Adolescentes.

PURO DISCURSO

Los menores entrevistados por EL REPORTERO y de quienes omitimos la identidad para para evitar que sufran alguna agresión, dejaron claro que jamás se les han acercado las autoridades laborales y mucho menos los de la llamada SIPINNA, mismos que para hablar del trabajo infantil primero deben conocer a los protagonistas.

Afirmaron que jamás les han peguntado porque trabajan en los cruceros, mucho menos sobre sus problemas y necesidades, prácticamente hablan y pretenden implementar acciones sin conocerlos.

Afirman que antes de pretender decidir sobre su futuro e impedirles trabajar, las autoridades deben solucionar primero como ayudarles económicamente a ellos y sus familias, que los inscriban en escuelas y les paguen uniformes, pasajes, ropa, alimento, además les asignen una cantidad para lo que se pueda ofrecer.

Dejaron claro que en el referido crucero pueden trabajar desde que amanece y hasta las nueve de la noche, inclusive, agradecen a personas altruistas que los valoran como personas trabajadoras y honestas y les regalan ropa y algunas veces alimento.

Los limpiavidrios refieren que han tenido buenas experiencias y destacan el hecho de que un automovilista les obsequie una propina de 20 a 50 pesos, pero también hay malas, pues han existido conductores que descienden para intentar golpearlos, todo lo soportan porque sus ingresos son buenos y hay necesidad de trabajar.

Reiteraron que en el crucero trabajan más de cuarenta personas entre niñas, niños y adultos de diferentes edades que se dedican a la venta de artículos de novedad como son loterías, lámparas, juguetes, mesas, bebidas energizantes, dulces, limpiavidrios, voceadores de periódicos, traga-fuego, payasos, malabaristas y muchos otros que buscan ganarse un peso honestamente para llevar el sustento a sus hogares.

Tambien podria interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *