Rescatada del Hospital de la Muerte

IMG_0604132
*Inhumanos médicos y enfermeras
*Triste pesadilla de una familia
*Ya se recupera de coma diabético
Por Juan Sabino Cruz
TULANCINGO, Hgo.- Auténticas pesadillas viven familias de bajos recursos económicos que tienen la necesidad y desgracia de ingresar a sus parientes al Hospital General de Tulancingo, lugar donde presuntamente actúan impunemente con negligencia y juegan con la vida de los pacientes.
Hay familias que al darse cuenta del pésimo servicio tratan de sacar a sus enfermos, sin embargo, deben enfrentar un verdadero viacrucis con trámites burocráticos y la incompetencia del personal de trabajo social.
AMARGA EXPERIENCIA
La profesora Adela Sánchez Rocha dio a conocer que el miércoles 15 de marzo, su hermana Luisa Sánchez Rocha, de 50 años, vecina de Santo Tomas, municipio de Zempoala, se empezó a poner mal, tenía vómito y diarrea, al parecer a consecuencia de su diabetes.
El esposo de la enferma la llevó con el médico del pueblo, le dio algunos medicamentos que de nada sirvieron, su estado de salud empeoro y el sábado 18 de marzo regresaron con el mismo galeno, este solicito estudios médicos.
Los estudios fueron hechos el domingo y, la mañana del día lunes, el esposo intentó intento ingresar a la mujer a una clínica de Ciudad Sahagún, pero se negaron a recibirla.
Un familiar dijo que la llevaran al Hospital General de Tulancingo, supuestamente, ahí si la recibirían, así que la trasladaron sin demora y ciertamente fue ingresada sin problema.
INEPTITUD TOTAL
La enferma fue sentada en una silla de la sala de urgencias del Hospital General de Tulancingo, quedó como un objeto, no la atendían, mientras la enferma se quejaba sin ser escuchada.
Pasaron las horas, únicamente le pusieron un suero, pero nada de medicamentos, vaya, ni siquiera se preocupaban por salir a informar a la familia sobre su estado de salud.
ALTERNATIVAS
Al ver que su enferma no tenía atención médica, optaron por organizarse y salir a buscar una clínica donde la señora Luisa Sánchez fuera atendida por verdaderos profesionales de la medicina y le salvaran la vida.
Hablaron con el personal del Hospital General para indicar que ante la nula atención médica mejor se llevarían a su paciente. Sin embargo, les indicaron que se tendrían que realizar los trámites y hacer algunos pagos.
Cumplieron con los trámites y exigían la rápida entrega de su enferma, pues el tiempo transcurría y cada vez la veían más delicada.
En respuesta se encontraron con personal médico y administrativo inhumano, insensible al dolor ajeno, indicaban que faltaban trámites y las enfermeras se dedicaban a platicar en un cubículo.
Recuerda que quien debía autorizar la salida de la enferma era la trabajadora social, misma que nunca aparecía en su lugar de trabajo.
La profesora afirma que suplicaba le entregaran a su hermana, pues ya se había pagado, no entendía que esperaban, quería llevársela para que verdaderamente recibiera la adecuada atención, pues de lo contrario empezaría a pedir ayuda de otras instancias.
La respuesta del personal del Hospital General de Tulancingo fue: “Haga usted lo que quiera”.
AGONIZABA
Su cuñado logró colarse a urgencias, le hizo señas por una ventana y le dice: “Ya me la dejaron morir”.
Adela Sánchez refiere que desesperada por la negligencia y trato inhumano a su hermana, se metió por la fuerza, empujo hasta al policía y llegó hasta su hermana que movía los ojos y quedaban en blanco, se veía agonizante.
Advirtió a una enfermera que se llevaría a su familiar y sin importar lo que pasara, ni podía permitir que la dejaran morir.
Apareció una mujer que dijo ser la jefa, (posiblemente jefa de enfermeras), misma que le dijo usted no se la puede llevar a así, le tengo que quitar el suero, y casi se lo arrancó, así la paciente se desvaneció.
ENTRARON POR LA FUERZA
Se acerca a la puerta que ya era custodiada por seis policías con radio de comunicación, les suplico que llamen una ambulancia porque su hermana estaba muriendo, pero los gendarmes respondieron que no podían auxiliarla.
Observo a su sobrino, lo llamó y le extendió la mano para jalarlo y meterlo contra a la fuerza, sin que pudieran detenerlos los policías que estaban en la puerta, el joven cargo a madre para sacarla, así en bata la rescataron y la llevaron a la clínica Santa María de Tulancingo.
Aproximadamente a las 21 horas del lunes 20 de marzo, Luisa ingresó a la clínica particular, le explicaron que presentaba un coma diabético, la estabilizaron con inyecciones y medicamentos que le pusieron en el suero y en forma gradual le bajaron la glucosa que traía en 700 y empezaron a hidratarla.
Al paso de las horas empezaron a notar que no solamente estaba a salvo, mejoraba y la enferma empezó a pedir agua. Esperaban que fuera dada de alta hoy, viernes 24 de marzo.
PESADILLA
La quejosa explicó que lamentablemente fue una amarga pesadilla que afortunadamente han superado, pues su hermana esta fuera de peligro y volverá viva a su casa, todo gracias a la atención de la clínica Santa María de Tulancingo.
Sin embargo, hizo mención que muchas personas por verdadera necesidad tienen a sus enfermos en el Hospital Regional de Tulancingo, lugar donde se deja morir a los enfermos.
Dijo que durante la estancia de su hermana había una persona muerta y no les intereso.
Una mujer les informó que su esposo tenía ocho días internado porque lo iban a operar, pero no le han hecho nada, ni siquiera le brindan información.
Inclusive menciono que al parecer otras familias también desesperados por la nula atención médica sacaron su familiar, pero se les murió en el trayecto.
Adela Sánchez cuestiona donde está la supuesta mejoría que se ha anunciado en los Hospitales de Hidalgo, cada día están peor, por lo que pide la atención del Secretario de Salud en Hidalgo, pues los problemas no se pueden ver desde la oficina.
Comentó que proporciona su nombre porque fue cierta la amarga experiencia que vivieron, pide la intervención de la Comisión de Derechos Humanos en Hidalgo, inclusive, valoraran la posibilidad de pedir la intervención de la Comisión de Arbitraje Médico, pues no se pude permitir que haya tantas deficiencias en un hospital.
SIMILAR EN EL ALTIPLANO
Cabe hacer mención que experiencias similares se viven en el Hospital del Altiplano, localizado en Apan, lugar donde la mayoría de los enfermos locales ya no llevan a sus enfermos, y mucho menor ahora que cobran hasta elementales servicios.
Amigos de EL REPORTERO si tienes denuncias o datos de interés general comunicate con nosotros al 7711277199, nosotros vamos a donde nos necesiten. estamos para servir al pueblo.

Tambien podria interesarte...

3 Respuestas

  1. Josue dice:

    Deberías ir a tomar la declaración de los médicos y del hospital y no ser parcial, ve a ver en que condiciones laborales se trabaja en hospitales de gobierno , sin medicamentos, sin soluciones, personal insuficiente, antes de poner tu nota amarillista ridicula, ve e investigación todas las partes involucradas. Mala nota de una malí simón periodista.

  2. Ignacio dice:

    Independiente de la buena o mala actuación del personal, del hospital, no creen ustedes que debería haber también negligencia del paciente partiendo del entendido que negligencia es algo que se omite o se deja de hacer, es evidente que la señora llego a este estado por transgresión dietética o falta de apego a su tratamiento , alguien que se apega estrictamente a su tratamiento y cuidados difícilmente llegará a este punto, muy probablemente tenga pocas redes de apoyo, yo creo que aquí primero hubo negligencia del paciente.

  3. Estrella Alva dice:

    Muy mala atencion que se recibe en el hospital general

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *